INTERNACIONAL

Ver más

Brasil sufre desabastecimiento por tercer día de huelga de camioneros

COMPARTE
Pemex-Petrobras

23 de Mayo del 2018 Notimex TV Azteca

Los camioneros ocupan áreas estratégicas como las salidas de refinerías para provocar una interrupción del suministro, y aumentar la presión sobre el gobierno.

23 de mayo (Notimex).- Miles de camioneros brasileños participan por tercer día consecutivo en un paro nacional, debido al aumento del precio del diésel, lo que amenaza con generar desabastecimiento de combustible y alimentos, al tiempo que las armadoras y los correos ya contabilizan pérdidas.

Decenas de autopistas y vías rápidas federales de la región del sureste del país, en estados como Sao Paulo, Minas Gerais, Río de Janeiro y Espíritu Santo, tienen el tráfico de vehículos ralentizado por la manifestación de decenas de miles de camioneros contra el gobierno del presidente Michel Temer en rechazo al aumento del diésel.

Los camioneros ocupan áreas estratégicas como las salidas de refinerías para provocar una interrupción del suministro, y aumentar la presión sobre el gobierno.

La víspera, el Ejecutivo anunció un compromiso con el Legislativo para eliminar un impuesto y compensar la crecida internacional del precio del petróleo, pero los camioneros quieren que Petrobras -la estatal petrolera- revierta la política de precios de combustibles adoptada en julio de 2017, cuando la vinculó a la cotización del crudo.

Ello después de que en mayo se registraran más de 11 aumentos del precio de la gasolina y del diésel por parte de Petrobras, lo que reduce el lucro de los camioneros, que además de un salario fijo en Brasil suelen tener una remuneración extra en forma de comisiones por objetivos.

Datos de la Agencia Nacional del Petróleo (ANP) de Brasil señalan que el diésel ya acumula un aumento del 8.0 por ciento desde inicios de 2018 en las estaciones de servicio, por una inflación que apenas roza el 1.0 por ciento en una economía estancada.

El ministro de Hacienda de Brasil, Eduardo Guardia, se reunió la víspera con el presidente de Petrobras, Pedro Parente, quien rechazó volver a la política de precios controlados aplicada durante el gobierno de Dilma Rousseff, quien usó la estatal para frenar el avance de la inflación a dos dígitos.

Con todo, este miércoles Petrobras anunció una baja del precio del diésel, la segunda consecutiva, en un intento por contener una crisis que podría tener consecuencias políticas amplias en un país que celebra elecciones generales en menos de cinco meses.

Pero, en un país donde cerca del 60 por ciento del tráfico de mercancías se realiza en por medio de camiones, los primeros signos de cuál puede ser el impacto para la economía y para el ciudadano común comienzan a aparecer.

Así, las armadoras internacionales de autos anunciaron paros en sus líneas de montaje por la falta de piezas (el sector automotriz suele trabajar sin stock, siguiendo las técnicas del “just in time”), mientras el servicio de correos público suspendió la entrega programada de paquetes y aumentó los plazos generales de reparto de cartas.

En Río de Janeiro hay riesgo de desabastecimiento de combustibles, mientras en Brasilia, la capital, el operador del aeropuerto anunció que podría tener problemas con el suministro de queroseno para las aeronaves.

Por su parte, el puerto de Santos, en el litoral de Sao Paulo, principal enclave exportador e importador del país, con una circulación de nueve mil camiones diarios, se encuentra parcialmente bloqueado.

MÁS NOTICIAS

Ver más

Síguenos

FACEBOOK
@aztecanoticias
TWITTER
@aztecanoticias
INSTAGRAM
SEGUIR @aztecanoticias
YOUTUBE
@aztecanoticias