SALUD, EDUCACIóN Y BIENESTAR

Ver más

Sorprende a mexicano que su obra sea el mejor rascacielos del mundo

COMPARTE
torre reforma

01 de Noviembre del 2018 Notimex TV Azteca

'Estuve en competencia con grandes arquitectos de fama internacional como Norman Foster, Zaha Hadid, Jean Nouvel. La lista es brutal', dijo el primer mexicano en recibir el galardón.

Berlín, 1 de noviembre.- El arquitecto mexicano Benjamín Romano, diseñador de la Torre Reforma, aseguró hoy que dudó en creer que su obra haya sido reconocida con el International Highrise Award al mejor rascacielos del mundo y aseguró que es un reconocimiento a la arquitectura de México. 

“Quisiera empezar diciendo que fue una gran sorpresa porque yo -debo confesar- llevo 40 años trabajando y nunca me imaginé tener esto”, sostuvo el arquitecto egresado de la Universidad Iberoamericana y quien ha dado clases en prestigiosas instituciones como la Universidad de Harvard. 

“Estuve en competencia con grandes arquitectos de fama internacional como Norman Foster, Zaha Hadid, Jean Nouvel, Renzo Piano. La lista es brutal y es como casi para no creerlo", dijo el primer mexicano en recibir el galardón otorgado por el Deutsches Architekturmuseum (DAM). 

El arquitecto mexicano recibió esta noche el premio, consistente en una estatuilla del artista de renombre internacional Thomas Demand y 50 mil euros, durante una ceremonia efectuada en la Paulskirche de Frankfurt. 

“El mejor rascacielos del mundo es una obra 100 por ciento mexicana”, enfatizó el ganador de uno de los más prestigiosos premios de la arquitectura a nivel global.

En entrevista vía telefónica desde Frankfurt, Romano manifestó: “esta es una torre mexicana porque entiende la tectónica aprendida desde los aztecas y desde la Colonia, esta arquitectura sólida, de piedra, que se comporta muy bien con los sismos”. 

“Al recibir el premio dije que yo lo que vi fue a la ciudad, es un sentido de mexicanidad, porque otros edificios están diseñados por estadunidenses (...) Para mí esto es un reconocimiento a México”, enfatizó el arquitecto, que estuvo acompañado por la cónsul de México en Frankfurt, Cecilia Villanueva. 

Al preguntarle cómo surgió la idea de este diseño, el arquitecto respondió: “yo lo que siempre digo es que me niego a pensar que la arquitectura es producto de la inspiración, la arquitectura es el producto de una correcta lectura del partido, correcta lectura de los flujos, del programa y del contexto”. 

“No es que se me ocurrió una idea maravillosa, simplemente resolví un problema de preservación de una casa catalogada por el INBA (Instituto Nacional de Bellas Artes). A mí eso es lo que me parece interesante: leer el partido, leer la problemática, y una vez que tu lo lees, entiendes la situación y puedes dar una solución”, puntualizó. 

Romano consideró que lo que se puso de relieve de la Torre Reforma para otorgarle el galardón fue “la claridad del partido arquitectónico, ese fue el principal punto que elogiaron acá en Frankfurt”. 

Explicó que el partido arquitectónico “es el partido rector de un proyecto, y con rector me refiero a que es rector de la arquitectura, de la espacialidad, de la estructura y de las instalaciones”. 

La entidad que otorga el premio expuso que eligió a la Torre Reforma porque, "en contraste con la tendencia internacional duradera hacia las torres residenciales, así como los proyectos de uso mixto cada vez más grandes en Asia, el ganador del premio de este año es una vez más un edificio de oficinas clásico". 

"Sin embargo, se trata de un proyecto que atiende más que solo eso. El problema predominante de los terremotos en la Ciudad de México requiere un concepto de estructura de apoyo inteligente, que preste a la torre de oficinas de 246 metros de altura su sorprendente aspecto", señaló DMA. 

De los más de mil rascacielos construidos en el mundo, entre 2016 y 2017, Deutsches Architekturmuseum (DAM) nominó a 36 proyectos destacados de 15 diferentes países, para finalmente elegir a cinco finalistas, de entre los cuales resultó ganadora la Torre Reforma. 

La Torre Reforma es un proyecto de oficinas ubicado en el Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México, que mide 246 metros de altura, por lo que es actualmente el edificio más alto de la capital mexicana. 

El innovador diseño estructural del edificio se caracteriza por cumplir las exigencias de seguridad en una ciudad con actividad sísmica y por haber rescatado una casona neogótica de 1929, además de que su diseño inteligente ahorra 25 por ciento más energía que otros edificios.

MÁS NOTICIAS

Ver más

Síguenos

FACEBOOK
@aztecanoticias
TWITTER
@aztecanoticias
INSTAGRAM
SEGUIR @aztecanoticias
YOUTUBE
@aztecanoticias